Mamá


Algo tan bonito como que te llamen mamá.
Algo tan curioso como que su expresión favorita sea ¿por qué?
Te conviertes en médico, sin hacer ninguna carrera.
De repente eres chófer, cocinero y limpiador,
sin recibir un céntimo a cambio.
Lo único que recibes son llantos y quejas. 
Pero eso se pasa.
Igual que pasa el tiempo.
Y los llantos se convierten en besos,
al igual que las quejas en ayudas.
Te sientes realizada.
Feliz.
Te sientes madre.



Fotografía: Michael the Law of Photography