Aire


Abrir la ventana y respirar,
dejar que tu vida entera se ventile.
Inhalar ese aire puro que tanto necesitamos,
ese aire al que nos aferramos.
¿Que por qué nos aferraríamos al aire?
¿Algo intocable pero vital?
Porque necesitamos
 exhalar la ponzoña que nos envenena,
ese aire contaminado, 
ese aire sin olores agradables,
ese aire que se supone que nos da la vida,
pero lo que en realidad hace, 
es arrebatárnosla.
Necesitamos respirar de verdad.
Por eso se abren las ventanas.
Por eso se sale a la calle.
Porque así uno vive.
Porque así, nadie muere.

Fuente de la fotografía: Artleove