Salvia Divinorum




Allí las estaciones se 
suceden idénticas.

En todas rige el viento del Atlántico.
El idioma del sol
no verdea las moles de caliza;
la nieve -si es que nieva-
no se adhiere a la lisa superficie

Al fondo del cortado,
las piedras arañadas por el mar
se asemejan a esponjas.

El cincel de la espuma
labra con minuciosa ejecución
túneles de salitre en las paredes.

No he regresado nunca a ese lugar
y sin embargo ahora
tengo la sensación de estar allí.

Me ha besado la diosa del abismo
con sus labios de humo
y me asomo al umbral de la inconsciencia.

Siento aquel mismo vértigo
de los acantilados.
También escucho el viento aquel que silba,
insistente y terrible,
en las grietas sin luz de mis sentidos.


Jesús Bernal, Hombre en la niebla  (Premio Adonais 2011)

Autora de la foto.

***
Artículos sobre Hombre en la niebla: