Silencio


Una oda al silencio,
porque se lo merece.

Es el único, 
junto a su amiga la oscuridad,
capaz de hacer temer al más valiente,
capaz de hacerte llorar.

Si hay silencio, hay miedo.
¿Será si, o será no?
¿Habrá alguien en la casa?
No contestas, ¿me estás dando la razón?
Ya nunca más podré oír su dulce voz.
¿Por qué no cantan los pájaros esta mañana?

De doble filo es, sin embargo,
la ausencia de palabras.
Te relajas,
te sumes en un lindo sueño,
Aprendes a extrañar lo que no está.

No todo es blanco o negro,
también hay una paleta
entera de colores para escoger.

Fotografía: Dorotheya Dimitrova