Ábrete



Ábrete.

Ábrete al mundo, 
a la vida,
pero sobretodo, 
ábrete a ti mismo.

Porque si tu no eres sincero 
con tus sentimientos
¿quién lo va a ser contigo?





Fotografía: Fátima Benítez